Autoridades libanesas han concluido en un principio el origen de la impresionante explosión que mató este martes a por lo menos 73 personas y dejó más de 3 mil 700 heridos en la capital, Beirut.

Se trata de cerca de 2 mil 700 toneladas de nitrato de amonio, almacenadas desde 2014 en una bodega del puerto de la ciudad portuaria.

Poco después de las explosiones, los hospitales del puerto libanés ya estaban saturados y los heridos estaban siendo enviados a hospitales fuera de la capital.

El primer ministro del Líbano, Hassan Diab, decretó día de luto nacional este miércoles por las víctimas de la explosión.

El ministerio de Asuntos Exteriores de Israel ofreció ayuda médica humanitaria al Gobierno del Líbano a través de canales internacionales, tras las explosiones registradas este martes en la capital del país árabe, según lo informó a través de su cuenta oficial de Twitter.

Podría darse el caso de que lesionados pertenecientes a organismos internacionales como Naciones Unidas, sean atendidos en hospitales israelíes.

Al menos 8 miembros del personal de la Fuerza de Tarea Marítima de la Misión de la ONU en el Líbano resultaron con heridas graves cuando la ola expansiva alcanzó su buque, que estaba atrancado en el puerto, y varios más tuvieron lesiones más leves.

Todas las víctimas entre los cascos azules son del contingente de Bangladesh, y actualmente se está realizando una evacuación médica.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here