La nave de observación solar de la NASA y la Agencia Espacial Europea ESA envió las primeras imágenes y muestra un fenómeno que no se conocía hasta ahora En este momento, la nave espacial esta a sólo 77 millones de kilómetros del Sol, cerca de la mitad de la distancia entre la Tierra y la estrella.

Para Daniel Müller, Científico del Proyecto Orbitador Solar de la ESA,”son sólo las primeras imágenes y ya podemos ver nuevos e interesantes fenómenos”; algo parecido a unas fogatas.

Explica que  “no esperábamos resultados tan buenos desde el principio. También podemos ver cómo nuestros 10 instrumentos científicos se complementan entre sí, proporcionando una imagen holística del Sol y del entorno.”

David Berghmans del Real Observatorio de Bélgica, Investigador Principal del instrumento EUI que toma imágenes de alta resolución de las capas inferiores de la atmósfera del Sol, conocidas como la corona solar, señala que “las fogatas son pequeños parientes de las erupciones solares que podemos observar desde la Tierra, pero millones o miles de millones de veces más pequeñas”.

Por el momento los científicos no saben si las fogatas son versiones diminutas de las grandes llamaradas o erupciones que ya conocíamos o si están impulsadas por diferentes mecanismos. Sin embargo, hay teorías que apuntan a que estas llamaradas en miniatura podrían estar contribuyendo a uno de los fenómenos más misteriosos del Sol: el calentamiento de la corona.

La corona solar es la capa más externa de la atmósfera del Sol y abarca millones de kilómetros del espacio exterior. Su temperatura es de más de un millón de grados centígrados, lo que es un orden de magnitud más caliente que la superficie del Sol, un ‘frío’ 5500 °C.

Las fogatas mostradas en el primer conjunto de imágenes fueron capturadas por el instrumento Extreme Ultraviolet Image desde el primer perihelio del Orbitador Solar, el punto de su órbita elíptica más cercano al Sol.

“Obviamente es demasiado pronto para decirlo, pero esperamos que conectando estas observaciones con las mediciones de nuestros otros instrumentos que ‘sienten’ el viento solar cuando pasa por la nave espacial, podremos eventualmente responder a algunos de estos misterios”, dice Yannis Zouganelis, Científico Adjunto del Proyecto Orbitador Solar de la ESA.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here