El Banco de México subió este jueves la tasa de interés interbancaria a un día en un cuarto de punto y la situó en 8.25%, para afrontar los riesgos de inflación ante un entorno económico de incertidumbre, en parte por la nueva Administración de Andrés Manuel López Obrador.

El comunicado del Banco central hace también referencia a la decisión el miércoles de la Reserva Federal de Estados Unidos de elevar en un cuarto de punto los tipos de interés, que quedaron entre el 2,25 % y el 2,50 %.

 La Junta de Gobierno tomó la decisión por “unanimidad” con tal de mantener una “postura monetaria prudente”, y dará “seguimiento especial, en la “incertidumbre prevaleciente, al traspaso potencial” de las variaciones del tipo de cambio a los precios, ahora que el peso mexicano se sitúa alrededor de 20 unidades por dólar.

Explicó que en el cuarto trimestre la economía mundial mostró una “expansión menor”, y en Estados Unidos, principal socio comercial de México, hubo menor crecimiento aunque superior a la zona del euro, Japón y Reino Unido.

A mediano plazo, el Banco de México advirtió de riesgos por disputas comerciales y menores condiciones financieras globales.

El comunicado citó también la “incertidumbre” en torno a la cotización del peso por las “políticas de la nueva Administración” de López Obrador.

Todo ello genera “riesgos de mediano y largo plazo”, y por eso se tomó la decisión de “seguir una política monetaria prudente y firme” que genere confianza y certidumbre para la inversión.

En cuanto a la actividad económica, continuó el Banco de México, se ha presentado una desaceleración respecto al repunte observado en el trimestre previo. Además, la inflación disminuyó de 4,90 % a 4,72 %. No obstante, “las expectativas de inflación para el mediano y largo plazos siguen ubicándose por encima de la meta permanente del 3 %, en niveles alrededor de 3,50 %”.

 Destacó también los riesgos “de carácter estructural” derivados de políticas que pueden conducir a “cambios profundos” en la formación de precios.

El presidente de México anunció el pasado lunes un incremento del salario mínimo diario del 16,21 %, y  sobre esta decisión, Banxico dijo que “además de su posible impacto directo, se enfrenta el riesgo de que estos propicien revisiones salariales que rebasen las ganancias en productividad”.

Todo ello podría impactar en los precios al consumidor, que se podrían ver también afectados por presiones en los precios de los energéticos o de los agropecuarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here