Ante las reiteradas acusaciones del presidente Donald Trump y sus cuestionamientos al proceso electoral del 3 de noviembre, las autoridades electorales de Estados Unidos que “no hay evidencia” de votos perdidos o cambiados, ni de sistemas de votación alterados.

En una declaración conjunta, a 10 días de la elección ganada por Joe Biden, los funcionarios, responsables de la seguridad electoral en el país, rechazan las afirmaciones del presidente y republicanos, en el sentido de que su derrota es producto de un fraude.

Precisan que “la elección del 3 de noviembre fue la más segura en la historia de Estados Unidos. No hay evidencia de que algún sistema de votación haya eliminado o perdido votos, haya cambiado votos o haya sido alterado de alguna manera”.

Apuntan que “si bien sabemos que hay muchas afirmaciones infundadas e instancias de desinformación sobre nuestro proceso electoral, podemos asegurarles que tenemos la mayor confianza en la seguridad e integridad de los comicios, y ustedes también deberían tenerla”.

La declaración del Consejo de Coordinación Gubernamental de Infraestructura Electoral, entidad público-privado que opera bajo la órbita del organismo principal de seguridad electoral federal, la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad, fue firmada por los jefes de la Asociación Nacional de Directores Electorales Estatales y la Asociación Nacional de Secretarios de Estado, funcionarios a cargo de las elecciones a nivel estatal, y por el presidente de la Comisión de Asistencia Electoral de Estados Unidos.

El comunicado fue emitido horas después de que Donald Trump retuiteó una afirmación falsa respecto a un fabricante de máquinas de votación que “eliminó” 2,7 millones de votos que eran para él en todo el país y asignó a Biden cientos de miles de votos que eran para él en Pensilvania y otros estados.

La compañía, Dominion Voting Systems, y el Departamento de Estado de Pensilvania negaron lo dicho por Trump.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here