Con el objetivo de proteger a más de 35 mil personas vulnerables del tráfico de personas y violencia, especialmente niñas y niños que salen a diario de Venezuela, World Vision lanzó una respuesta multinacional y holística llamada “ESPERANZA SIN FRONTERAS” en países como Brasil, Colombia, Ecuador y Perú.

Miles de menores de edad son forzados a vivir en condiciones insoportables.  Día con día tienen que enfrentar un ambiente de violencia y la inestabilidad política que se vive en Venezuela, además el acceso a comida, servicios médicos y educación son pocos o bien son limitados. Como resultado de ello, han tenido que huir de su patria con sus familias, cifra que se estima en aproximadamente 2.6 millones de personas, de acuerdo a las estadísticas de la ONU.

De acuerdo con Joan Diniz, Director Regional de World Vision Latinoamérica, “esta crisis va a aumentar e intensificar en el 2019, ya que miles de personas desesperadas dejan a Venezuela para buscar seguridad y mejorar sus condiciones sociales, económicas y políticas”

Actualmente el programa “ESPERANZA SIN FRONTERAS” de Wolrd Vision, ha apoyado a 71 mil personas que llegan a los países de acogida en condiciones difíciles, enfermos y hambrientos

Entre las acciones que se han tomado destacan la respuesta de emergencia entregando comida, agua y kits de higiene, así como estableciendo módulos de vacunación, espacios de lactancia y albergues temporales, al igual que se realizan transferencias de dinero en efectivo; protección infantil urgente mediante Espacios Amigables de ayuda psicología y emocional para los menores de edad que se encuentran en peligro, asesoramiento a los migrantes que son vulnerables a la explotación sexual y laboral, y al tráfico de personas: así como inclusión social, económica y cultural..

Gracias a estas iniciativas, World Vision beneficia a la comunidad migrante alojada en los países anfitriones como Brasil, Colombia, Ecuador y Perú.

La situación requiere de mayores recursos para satisfacer la necesidad de las familias venezolanas obligadas a huir de sus hogares, y Word Vision continuará trabajando con la población venezolana dentro de su campaña global “se necesita un mundo para poner fin a la violencia contra los niños”, ya que las niñas y niños son en movimiento son particularmente vulnerables a todas las formas de violencia y abuso.

“Quienes vivimos con seguridad y estabilidad debemos reconocer que la migración es a menudo una experiencia aterradora que priva a la niñez de una infancia segura, feliz y saludable. World Vision continuará trabajando para mejorar las vidas de estos niños, quienes merecen mejores oportunidades. La indiferencia no es una opción”, señaló el Director Regional de World Vision Latinoamérica

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here