Tanto las secretarías de Gobernación como la cancillería de México, dan cuenta este viernes de que fueron informados por la Embajada de Estados Unidos en México que en las próximas horas, presentarán de manera unilateral en la Garita de San Ysidro, en Tijuana, a 20 personas originarias de Centroamérica, que iniciaron su trámite para obtener asilo en aquel país, ingresaron a Estados Unidos por territorio mexicano y al parecer cuentan con una visa humanitaria expedida por el Gobierno de México, que permite entradas y salidas múltiples del territorio nacional.

En un comunicado, las dependencias precisan que el Gobierno de México toma nota de esta acción del Gobierno de Estados Unidos señalada en su Ley de Inmigración y Nacionalidad, y reiteran que México que no acepta un “Acuerdo de Tercer País Seguro” con la Unión Americana, pues implicaría procesar en nuestro territorio todas las solicitudes de asilo a Estados Unidos de migrantes que pasen por nuestro país, y responsabilizarnos por su situación jurídica.

Ambas dependencias explican que el pasado 20 de diciembre, Washington anunció esta medida unilateral, a lo que México manifestó que admitiría el ingreso de ciertos extranjeros provenientes de Estados Unidos que hayan recibido citatorio ante un juez migratorio, mediante permisos de ingreso por razones humanitarias para permitir temporalmente a esas personas su estancia regular en México.

El Gobierno mexicano no coincide con la medida de Washington, pero en congruencia con la nueva política migratoria, se reitera el compromiso con los migrantes y los derechos humanos.

Los secretarios de Gobernación y de Relaciones Exteriores solicitaron al gobierno estadounidense en diciembre pasado más información sobre la aplicación de la medida, realizándose 3 reuniones para analizar los escenarios que supondría la unilateral decisión de Estados Unidos.

En dichas reuniones, la parte estadounidense informó de su intención de que en una primera fase, presentaría en la Garita de San Ysidro hasta 20 personas por día para su retorno a México; medida que se extendería a los demás puntos de entrada en la frontera común.

La parte mexicana comunicó que la entrega de personas devueltas a México debe realizarse cumpliendo las leyes mexicanas, y que no se aceptará a menores no acompañados o personas con problemas de salud. En el caso de la eventual devolución de familias, el tema será considerado por separado, dada la complejidad que implica su recepción en México.

En todo caso, Gobernación y Relaciones Exteriores agregan que una vez que el proceso de solicitud de asilo en Estados Unidos haya concluido, la ubicación física de los solicitantes será responsabilidad del Gobierno de Estados Unidos, y México no aceptará la devolución de personas extranjeras que hayan apelado la negativa a su petición de asilo en el vecino del norte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here