El Gobierno de Cuba rechazó las acusaciones del gobierno de facto boliviano para justificar el rompimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países al calificarlas de infundadas ñ.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla expresó que “las autoridades golpistas bolivianas no deberían hacer recaer sobre Cuba la responsabilidad por su decisión de suspender las relaciones diplomáticas entre ambos países”.

Subraya que “la hostilidad y las ofensas no han emanado de nuestro Gobierno ni de nuestro pueblo”, y puntualiza que cubaCuba “ha actuado con paciencia y prudencia, en defensa y protección de sus nacionales y ha evitado la confrontación a pesar de la actuación reprochable de los golpistas”.

Apenas el pasado viernes, el ministro de la Presidencia de Bolivia, Yerko Núñez, anunció en ausencia de la canciller Karen Longaric, anunció la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países, como respuesta a supuestos “agravios” del canciller cubano, Bruno Rodríguez, contra la presidenta de facto boliviana, Jeanine Áñez.

Días antes, el canciller cubano calificó de “vulgares mentiras”, las afirmaciones de Áñez, quien intentó desacreditar a los integrantes de la brigada médica cubana que laboró durante 13 años en Bolivia.

La declaración cubana apunta que después de la renuncia del expresidente boliviano Evo Morales y la llegada del gobierno de facto de Áñez, miembros del Gobierno de ese país “desarrollaron acciones sistemáticas para deteriorar y entorpecer las relaciones bilaterales con Cuba (…) desplegaron una feroz campaña de mentiras y tergiversaciones contra Cuba, en particular contra la cooperación médica cubana”.

Las campañas, incitaron “públicamente a la violencia contra nuestro personal de la salud e incluyó allanamientos y registros brutales, ilegales e injustificados, acusaciones falsas y detenciones de colaboradores cubanos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here