La emisión de una orden ilegal para ordenar el sacrificio de toda la población de visones de Dinamarca tras encontrarse una mutación del coronavirus que podía afectar a la efectividad de las futuras vacunas contra el coronavirus, le ja costado el trabajo al ministro de Agricultura y Alimentación danés, Mogens Jensen.

El Gobierno ordenó el 4 de noviembre el sacrificio de 15 millones de visones en las granjas de Dinamarca, pero días después se descubrió que no tenía cobertura legal para ello, solo donde se hubiera detectado contagio o en su zona próxima.

Jensen dijo en la televisión pública que “está claro que es absolutamente necesario para mí tener la confianza de los partidos del Parlamento para desempeñar mi cargo y considero que ya no tengo el apoyo requerido”.

La renuncia era esperada luego de que varios partidos de centro e izquierda que dan mayoría parlamentaria al Gobierno de Mette Frederiksen le retiraran su confianza,  y que la primera ministra asegurara que la responsabilidad de lo ocurrido era del ministro correspondiente.

El anuncio se da antes de la publicación de informes internos de las autoridades, uno de los cuales muestra “con claridad” que el Ministerio de Alimentación cometió un “error”.

Los primeros casos de coronavirus en visones fueron detectados en junio y el Gobierno ordenó el sacrificio de todos los animales de las granjas afectadas, e incrementó las medidas de control en el resto de instalaciones.

Según medios daneses,v las autoridades sanitarias advirtieron en septiembre las dificultades para controlar el contagio en las granjas y recomendaron aislar a los criadores y empleados, consejo  no seguido.

Hace 2 semanas el Instituto Serológico, el centro de referencia en enfermedades infecciosas, avisó que algunas de las variedades podían afectar a las vacunas,  y el Gobierno decretó el sacrificio de toda la población de visones.

La reforma legal, que será aprobada esta semana, prohibirá la cría de visones hasta el 31 de diciembre de 2021 y el transporte de ejemplares vivos al país, además de fijar el pago de más de 3 euros por pieza, a los criadores que sacrifiquen a sus visones antes del día 19, mientras los partidos políticos siguen negociando una indemnización a los propietarios.

Aparte del sacrificio de visones, las autoridades han impuesto restricciones en 7 municipios del norte de Jutlandia, la zona más afectada, que incluyen el cierre de la hosteleria y una recomendación de limitar los movimientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here