El gobierno de Reino Unido quiere meter en cintura las actividades de los poderosos corporativos de medios digitales como Facebook y Google, y por ello, dio a conocer medidas destinadas a limitar su poder, lo mismo para el uso de datos personales o de publicidad en línea.

Así, el nuevo código de conducta que se aplicará, podrá obligar a las plataformas a ser más transparentes en los servicios que dan y en cómo utilizan los datos personales.

Los consumidores podrán elegir si quieren recibir o no publicidad personalizada en línea, y de acuerdo con el ministro de Empresas, Alok Sharma, el nuevo código se establecerá bajo el control de una nueva “unidad de mercados digitales”, para “garantizar que los consumidores puedan elegir y que las empresas más pequeñas no queden excluidas.

Igualmente, el código permitirá asegurar contratos comerciales más justos entre los gigantes digitales y la prensa: el gobierno quiere evitar que las plataformas utilicen su posición dominante para imponer condiciones financieras desfavorables a los medios.

Según la autoridad a cargo de vigilar la competencia británica, el gasto en publicidad en línea en el Reino Unido fue de 18 mil 700 millones de dólares en 2019, 80% de las cuales fueron captados por Facebook y Google. Más aún, los periódicos dependen de estas 2 empresas para casi el 40% de las visitas a sus páginas web.

La unidad de mercados digitales se pondrá en marcha en abril y podrá obligar a las empresas a cambiar sus prácticas si es necesario, imponiendo multas por incumplimiento.

“La concentración de poder en un pequeño número de empresas digitales” frena el crecimiento del sector, reduce la innovación y puede tener efectos negativos en la sociedad, dice el gobierno, quien toma decisiones en función de las recomendaciones del organismo británico de control de la competencia, que había expresado su preocupación por el dominio de estos gigantes de la comunicación digital.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here