La serie de Netflix llamada “The Crown”, no gusta mucho al gobierno británico, y en el caso del secretario de Cultura del Reino Unido, Oliver Dowden, ya pidió a la plataforma aclarar que la serie donde se narra la vida de la reina Isabel II, es “ficción”.

Según el periódico Daily Mail, se teme que los espectadores puedan confundir la trama con la realidad, y para el funcionario, “es una obra de ficción bellamente producida, así que al igual que con otras producciones de televisión, Netflix debería ser muy claro al principio, es solo eso”.

A su juicio, “sin esto, me temo que una generación de espectadores que no vivió esos eventos puede confundir la ficción con la realidad”. Esta postura la comparte Charles Spencer, hermano menor de la princesa Diana de Gales, quien afirmó que “ayudaría mucho a ‘The Crown’ si al principio de cada episodio dijera que ‘Esto no es cierto, pero se basa en algunos hechos reales’.

Los cuestionamientos surgieron debido a una serie de “escenas inventadas”, incluida la “falsa sugerencia” de que el romance entre el príncipe Carlos y Camilla Parker-Bowles continuó durante su matrimonio con la princesa Diana.

Más aún, partidarios de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher critican una escena en la que se ve a la mandataria pidiendo a la reina que disuelva el Parlamento para evitar que fuera cesada del cargo en 1990, e incluso hay 2 comandantes de la Marina Real británica que lucharon en la guerra de las Malvinas, quienes criticaron a  Netflix por sugerir que Isabel II no apoyó a las tropas del Ejército de su país durante dicho conflicto.

El biógrafo real Hugo Vickers, advierte que desde el principio la serie de Netflix, se ha propuesto “sensacionalizar y distorsionar la historia de la familia real”, subrayando que su trama “está llena no solo de inexactitudes, sino de desviaciones claras y deliberadas de la verdad”. Acusó a la producción de ofrecer una versión que busca mostrar a la realeza británica como “cruel y despiadada, una organización fría y disfuncional que no se detendrá ante nada para proteger a su líder, sin importar cuántos cadáveres caigan en el camino”.

Emma Corrin, la actriz que interpreta a la princesa Diana, ha admitido que la controvertida cuarta temporada de la serie está “ficcionalizada en gran medida”.

Se espera que el titular de Cultura se dirija por escrito a la empresa estadounidense para solicitar de manera formal que agregue al comienzo de cada episodio un mensaje en el que se advierta sobre este hecho

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here