La situación epidemiológica de Brasil se sigue agravando ante la pandemia de coronavirus, y por lo pronto superó su propio récord de fallecimientos diarios al alcanzar 1.188 decesos el jueves, lo que representa que el gigante sudamericano es el foco más grande de coronavirus en América Latina y uno de los países del mundo con más contagios y fallecimientos en la actualidad.

Brasil supera los 20 mil muertos desde que comenzó la pandemia y hace aumentar las críticas hacia el presidente Jair Bolsonaro por su gestión de la crisis sanitaria.

La postura del presidente desde que inició el brote en su país fue la de minimizar los riesgos, pedir a la gente salir a la calle y abrir la economía, postura totalmente opuesta a la de muchos gobernadores que optaron por el confinamiento, y de los 2 Ministros de Salud que ya le renunciaron.

El ministro interino de Salud, general Eduardo Pazuello, afirmó que aunque han constatado “una reducción de casos en algunas capitales” regionales del norte y nordeste, el avance de la pandemia hacia el interior del territorio nacional “es inevitable”.

Por lo pronto, el presidente decidió tener una reunión telemática con los 27 gobernadores regionales del país para encontrar puntos de coincidencia y reducir las tensiones generadas por las discrepancias entre la administración central y algunas regionales.

En ese encuentro telemático, las partes abordaron un programa de auxilio financiero a estados y municipios, ya aprobado por el Parlamento, pero aún no sancionado por el jefe de Estado, mismo que prevé que el Gobierno central distribuirá entre los estados y municipios unos 21 mil millones de dólares para el combate al coronavirus.

La situación epidemiológica de Brasil se sigue agravando ante la pandemia de coronavirus, y por lo pronto superó su propio récord de fallecimientos diarios al alcanzar 1.188 decesos el jueves, lo que representa que el gigante sudamericano es el foco más grande de coronavirus en América Latina y uno de los países del mundo con más contagios y fallecimientos en la actualidad.

Brasil supera los 20 mil muertos desde que comenzó la pandemia y hace aumentar las críticas hacia el presidente Jair Bolsonaro por su gestión de la crisis sanitaria.

La postura del presidente desde que inició el brote en su país fue la de minimizar los riesgos, pedir a la gente salir a la calle y abrir la economía, postura totalmente opuesta a la de muchos gobernadores que optaron por el confinamiento, y de los 2 Ministros de Salud que ya le renunciaron.

El ministro interino de Salud, general Eduardo Pazuello, afirmó que aunque han constatado “una reducción de casos en algunas capitales” regionales del norte y nordeste, el avance de la pandemia hacia el interior del territorio nacional “es inevitable”.

Por lo pronto, el presidente decidió tener una reunión telemática con los 27 gobernadores regionales del país para encontrar puntos de coincidencia y reducir las tensiones generadas por las discrepancias entre la administración central y algunas regionales.

En ese encuentro telemático, las partes abordaron un programa de auxilio financiero a estados y municipios, ya aprobado por el Parlamento, pero aún no sancionado por el jefe de Estado, mismo que prevé que el Gobierno central distribuirá entre los estados y municipios unos 21 mil millones de dólares para el combate al coronavirus.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here