Queridos papis ¿como están?: hoy decidí escribir sobre una experiencia reciente que tuvimos sobre unas pláticas en una escuela primaria a las familias, las cuales titulamos “Caja de Regalos”.

Seleccioné para Ustedes el “Regalo de la Comunicación”. Iniciamos con un juego y preguntamos sobre conocimientos generales para niños y papis; luego fue el juego “¿Qué tanto me conoces?”;  y las preguntas eran ¿Cuál es el sueño de tu papá?, ¿el grupo favorito de tu hijo?, ¿cuál es el puesto de tu papá?, ¿Cómo se llama mejor amigo de tu hijo?, ¿su canción favorita?, etc..

Hubo quienes las sabían responder mientras que algunos más solo nos miraban, dándose cuenta que quizá no se conocían tanto: si se las hiciera a ustedes, ¿qué resultado habría?; es decir, ¿cuánto hablas con tus hijos, con tu esposa, con  familia?, ¿hace cuanto no se sientan a jugar un juego de mesa,  a ver fotos de su familia y platicar sobre lo que saben de sus abuelos, bisabuelos’, ¿qué tanta comunicación se tiene en familia?… es una buena idea para regalar en esta época, ¿no creen?.

De aquí surgió el “Regalo del tiempo”, este que casi nunca damos por que siempre decimos que no tenemos tiempo, aunque lo tengamos para los quehaceres de casa, para no escuchar a nuestros hijos porque debemos responder la llamada de trabajo, o no hay tiempo para comer o cenar con calma en familia, ver un programa juntos. Es más fácil decir que fue un día difícil, que están cansados y que nadie les hable.

Entiendo que hay obligaciones, pero si lo pensamos, el mejor tiempo que podemos invertir es el que dedicamos a nuestros hijos, al ver su sonrisa en el festival, en el partido, en la mañana al entrar a la escuela,  cuando nos bailan el show que darán en el festival, o solo sentarnos a abrazarlos y jugar a las cosquillas. El mensaje es claro: los invito a dar tiempo de calidad a sus hijos, 5 minutos para leerles el cuento o solo abrazarlos, e incluso sin decir nada; refuerza en ellos la seguridad de sentirse y saberse amados y crecerán amándose, regalando amor y tiempo a su familia.

A propósito de que el tiempo pasa y los hijos crecen, también les quiero compartir el “Regalo de la Tolerancia”, en especial al llegar la adolescencia, aunque de solo pensarlo se asocia a problemas. Es importante comprender que los adolescentes crecen y a veces les incomodan los abrazos o muestras de cariño en público pero eso no indica que no las necesiten, pues aunque se pongan los audífonos o digan que no quieren los molesten, no significa que dicen “no me hablen, ignórenme o regáñenme todo el tiempo”; quizá se enojen con ellos pero es la etapa donde más los necesitarán.

No dejen que el muro de la molestia crezca, busquen la forma de conectarse con ellos en esta etapa que es crucial; recordarles que así como una vez de pequeños fueron su mundo y su héroe, quizá hoy no sean su persona favorita, pero cuando pasen los cambios de la adolescencia, volverán a estar unidos como siempre y de ahí surge mi favorito, el “Regalo del Amor”, el mismo que siembren en su corazón  desde bebés, con los juegos que siempre jugaban, los cuentos que repetían una y mil veces, la canción que bailaban juntos. Todo eso siempre se quedará en su corazón y crecerán atesorando ese regalo del amor que ellos luego enseñaran a propios hijos.

Para despedirme les cuento que al final de las pláticas, preguntamos a los niños, si pudieran enviar 2 cartas, a los Reyes Magos o a sus papis, ¿Cuál enviarían?, y eligieron la carta de sus papás. ¿Saben que pedían?… más atención, jugar con ellos, tener vacaciones para estar con ellos, que los regañen menos. Si tú le preguntaras a tu hijo, ¿qué escribirías en esa carta?…

En IZCALTIA deseamos que a su hogar hayan llegado muchos regalos además de pasar una Feliz Navidad con su Familia; les escribo pronto desde este maravilloso mundo de los niños.

Psic. Luz Eurídice Ruiz Juárez

Cel. 044-5516799818

www.izcaltia.com

 Instagram,  Izcaltia  (renacer fortaleciendo)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here