La Administración de Donald Trump mantuvo bajo custodia a 69 mil 550 niños migrantes en lo que lleva del año, cifra sin precedentes de acuerdo con reportes de la agencia noticiosa AP, lo que significa de paso que ha habido más niños detenidos y separados de sus familias en Estados Unidos que en cualquier otro país del mundo.

Aunque el Gobierno estadounidense acepta que la detención y separación familiar puede ser traumática para los menores de edad, este año se produjo un aumento de retención infantil del 42 % en comparación con 2018.

Más aún, las estrictas políticas migratorias establecidas durante la Administración del presidente republicano han hecho que el tiempo de detención de los niños sea mayor que en años anteriores.

De los casi 70 mil infantes que estuvieron bajo custodia, muchos ya fueron deportados a sus países de origen, en tanto que otros lograron reunirse con familiares en Estados Unidos y unos 4 mil permanecen detenidos.

Según declaraciones de un adolescente hondureño retenido y durante un año, pasó por varios refugios, y algunos de sus compañeros detenidos, al sentirse desesperados por la situación, llegaron a causarse lesiones golpeándose contra las paredes.

Estados Unidos ha sido demandado por cientos de millones de dólares por familias de niños detenidos que afirman que sufrieron daños durante su periodo de custodia. Un juez federal ordenó desde principios de noviembre que se realicen exámenes de salud mental y tratamiento psicológico a las familias que han sido expuestas al trauma de ser separados de sus hijos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here