El secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, afirmó que el Acuerdo Educativo Nacional reconoce a la interculturalidad como uno de los atributos de la educación en el siglo XXI y promueve la convivencia armónica entre personas y comunidades para el respeto y reconocimiento de sus diferencias y derechos en un marco de inclusión social.

Durante la inauguración del seminario internacional Equidad y Justicia en la Nueva Escuela Mexicana, en compañía del representante del Banco Interamericano de Desarrollo en México, Tomás Bermúdez Bracho, expresó que, reconocerse como miembros activos de una comunidad que construye soluciones colectivas a problemas locales, regionales, nacionales e internacionales, es la palanca de desarrollo para alcanzar la transformación y el bienestar.

“No hay desarrollo sin inclusión, no hay desarrollo sin equidad y justicia. No hay armonía sin abarcar a todos. No hay tejido social sano sin igualdad sustantiva”, enfatizó.

El Secretario de Educación expresó que la equidad y la justicia son dos temas cruciales para la educación en todo el mundo, y en particular, para el proyecto educativo del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, y recordó que con las modificaciones al artículo Tercero Constitucional de mayo pasado, la equidad quedó establecida como uno de los principios obligatorios de la educación pública junto con la inclusión.

Indicó que se priorizó el interés superior de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes en la prestación de servicios educativos; se estableció que los planes y programas de estudio deberán incorporar a las lenguas indígenas en sus modelos de enseñanza, así como contenidos referentes a los usos, costumbres y valores que existen en el país.

“Estamos trabajando para que los nuevos planes y programas, la nueva currícula, tenga un componente 70 por ciento nacional, 20 por ciento regional y 10 por ciento local de manera que la educación sea cada vez más pertinente”, agregó.

El titular de la SEP comentó que se desarrollan diversas estrategias para el fortalecimiento de la cobertura en todos los tipos educativos como el programa Rechazo Cero, que permitió, en el último ciclo de inscripciones, aumentar en más de 50 mil lugares la matrícula de las universidades en la Ciudad de México.

Subrayó que se despliegan programas en zonas indígenas o de extrema pobreza a través de 13 mil centros integradores para conocer la oferta educativa y de servicios sociales del gobierno federal.

Destacó, además, que a través del Programa de Becas de Educación Básica para el Bienestar Benito Juárez; la Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez, el Programa Jóvenes Construyendo el Futuro, en su modalidad educativa Jóvenes Escribiendo el Futuro, y el Programa Nacional de Becas de Educación Básica, Media Superior y Superior se entregaron, durante el primer semestre del año, 7.7 millones de becas a alumnos y sus familias, académicos y personal docente.

Por su parte, el Subsecretario de Educación Básica, Marcos Bucio Mújica, señaló que en México las desigualdades sociales se traducen en desigualdades educativas que más temprano que tarde alimentan las primeras, formando un círculo vicioso que contribuye a transmitir generacionalmente a la pobreza.

El representante del Banco Interamericano de Desarrollo en México, Tomás Bermúdez Bracho, reconoció el trabajo de las autoridades mexicanas por otorgar educación de calidad y equitativa, ya que se enfrentan al reto de garantizar la educación a niñas, niños, adolescente y jóvenes, por lo que, dijo, la institución los apoyará con recursos económicos para potenciar el desarrollo de los estudiantes en México, toda América Latina y el Caribe.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here