El presidente Andrés Manuel López Obrador, rechazó durante su conferencia mañanera del jueves en palacio Nacional, que haya amenazado al Gobierno de Estados Unidos con expulsar a la agencia antidrogas estadounidense (DEA), por el caso del exsecretario de Defensa, Salvador Cienfuegos, detenido durante más de un mes en la Unión Americana, acusado de narcotráfico y lavado de dinero.

López Obrador se refirió que diarios norteamericanos como The New York Times, Washington Post, y Wall Street Journal, quienes establecieron especulaciones sobre el asunto y la actividad de la DEA en territorio mexicano.

Dijo el mandatario que estos periódicos se equivocaron en sus notas “porque no amenazamos nosotros de expulsión a los agentes, dijimos: que se nos informe y que se respeten los acuerdos de cooperación y esos acuerdos de cooperación tienen un sustento cuando se trata de autoridades honorables, ese sustento es la confianza, eso fue todo”.

Pidió no caer en especulaciones y precisó que el código militar establece que al que se le vincule con el narcotráfico puede ser castigado con 3 años de prisión, y que   para eso, aunque lo diga el código,  se debe probar si existe el delito, pues no se trata de un asunto de publicidad o un espectáculo.

A su vez, el canciller Marcelo Ebrard dijo que Estados Unidos violó un convenio de 1992, que rige las actuaciones de la DEA, al no informar de la investigación contra el jefe militar, que duró varios años. El convenio establece que todas las investigaciones deben ser compartidas entre ambos gobiernos.

Explicó que si ese acuerdo no se respetó, “hay 2 caminos: o se repara esa violación al acuerdo que existe o entonces nosotros pondremos sobre la mesa revisar toda la cooperación, es lo que México hizo”.

El canciller argumentó además que el principio que rige el acuerdo es que “toda indagatoria, investigación, información, mensajes, todo lo que ocurre en territorio nacional, que sea del conocimiento de una agencia de otro país con el que tenemos un convenio de cooperación, que se basa en el respeto a la soberanía mutua, debe ser comunicado a México”, reseñó.

Ebrard defendió las acciones gubernamentales contra el narcotráfico, al incrementar en 518% la intercepción del fentanilo, y enfatizó que las autoridades mexicanas no defienden a una persona, en este caso del exsecretario de la Defensa “lo que defiende México es un principio: la persona, el general Cienfuegos, va a ser sujeto a una investigación en México”.

Para ello, pidió el expediente con las evidencias del departamento de Justicia de Estados Unidos, y descartó que exista posibilidad de un “escenario de impunidad”, pues incluso, tras “lograr que se desestimen por primera vez en la historia los cargos contra un exsecretario de la Defensa, que sea retornado a México y después no hacer nada sería suicida, para eso mejor no hacer nada, que se quede allá.  México defiende un principio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here