Un reporte publicado en la revista médica BMJ Case Reports afirma que una mujer de la ciudad escocesa de Glasgow sufrió  una quemadura química en un ojo al aplicarse erróneamente una crema para la disfunción eréctil en vez de un tratamiento para el ojo seco.

La paciente fue a una farmacia con una prescripción escrita a mano por su médico, y en lugar del lubricante ocular VitA-POS, el encargado de la farmacia le suministró la crema para disfunción eréctil Vitaros.

Según el informe, “los errores de prescripción son comunes, y medicamentos con nombres o embalaje similares incrementan el riesgo”. Sin embargo, destaca que “lo inusual de este caso es que nadie cuestionó que la crema para la disfunción eréctil fuera prescrita a una paciente mujer, con instrucciones para la aplicación ocular”.

La aplicación del tratamiento erróneo en el ojo le provocó dolores, visión borrosa, irritación y la hinchazón del parpado.

En el hospital se le diagnosticó una leve lesión química que tuvo que ser tratada con antibióticos tópicos, esteroides y lubricantes. 

Pese a que la mujer se recuperó en cuestión de días de su lesión, los autores del reporte subrayan que el incidente pone de relieve “un problema importante”, e instan a “aumentar la conciencia y promover habilidades de prescripción segura”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here