Autoridades francesas reanudaron este lunes las obras en la semidestruida catedral de Notre Dame, tareas suspendidas el pasado 25 de julio debido a los riesgos de la contaminación por plomo.

Los responsables de los trabajos retomaron las labores luego de que se aplicara un dispositivo especial de seguridad para evitar toda contaminación en la construcción, lo que para Monseñor Patrick Chauvet, rector de la catedral, “es un alivio“, luego de abrigar temores de que el andamio dañado por el fuego se desplomara sobre la estructura aún frágil.

La suspensión de las obras fue decidida por la prefectura regional luego de un reporte de la Inspección del Trabajo en el que se advertía de los riesgos de contaminación por plomo, debido a que en el incendio de la catedral el 15 de abril de este año, unas 440 toneladas de plomo se esparcieron por los aires.

Los niveles de partículas de este elemento eran muy altos en los alrededores del edificio, por lo que la tarea en las últimas 3 semanas fue implementar un dispositivo para proteger a los que laboran en las obras e impedir que se dispersen las partículas de plomo fuera del lugar.

De ahora en adelante se necesitará un carnet de identificación para entrar y salir de la obra, mientras que el personal tendrá que ponerse overoles desechables, pasar por duchas y lavado de pies.

Las labores se centran en instalar armazones bajo los arbotantes, así como un techo provisional arriba y abajo de la bóveda para contenerla y remover escombros, y desmontar el andamio alrededor de la flecha que ardió y cayó en el incendio.

Todo debe hacerse con máximo cuidado, evitando que caigan piedras y todo desequilibrio de la estructura lo cual sería un daño irreparable. Al término de esta fase, comenzará la primera parte de la reconstrucción de la flecha, el techo y el 15% de su estructura, programada para el primer semestre de 2020.

Falta definir cómo será la restauración, qué materiales van a usarse, qué empresas estarán a cargo y si la flecha será reconstruida idéntica o no. También queda por definir cuál será el proyecto de catedral temporal que se hará en la plaza frente al monumento mientras duran las obras.

Desde el incendio, los niveles de concentración de plomo en los alrededores de Notre Dame son elevados y la exposición crónica a estas partículas por inhalación o ingestión, conlleva a problemas digestivos, renales y del sistema nervioso. La asociación ambiental Robin des Bois impuso una demanda por “poner en peligro a las personas deliberadamente” a finales de julio de 2019 reprochando a las autoridades no tomar medidas para limitar la exposición de habitantes y obreros a la contaminación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here