Luego de la detención este jueves del australiano Assange por la policía de Scotland Yard, después de que el Gobierno de Ecuador le retiró el asilo político que lo mantuvo dentro de la Embajada de Quito en Londres por un periodo de 7 años, las reacciones no se han dejado esperar.

Theresa May, primera ministra de Reino Unido, celebró el arresto del fundador de Wikileaks y dijo ante la cámara de los Comunes que daba la bienvenida “las noticias de esta mañana, sobre el arresto de Julian Assange”.

Agregó que ya existe una solicitud de extradición por parte de Estados Unidos y  agradeció al Gobierno de Ecuador las facilidades otorgadas para la captura del activista y señaló que “en Reino Unido nadie está por encima de la ley”.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, declaró por su parte que Rusia espera que se respeten los derechos del fundador de WikiLeaks.

El exempleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EEUU, Edward Snowden, dijo que las imágenes de la forzosa detención del fundador de WikiLeaks por los agentes de la Policía británica, invitados por el embajador ecuatoriano, formarán parte de la historia.

Además, en su publicación en Twitter, Snowden destacó que independientemente de que “les guste o no” el periodismo galardonado de Assange, este es un momento oscuro para la libertad del periodismo.

Estados Unidos acusa a  Assange de haber participado en actividades informáticas maliciosas en complicidad con Chelsea Manning, la exsoldado y exagente de inteligencia del Ejército de Estados Unidos que suministró miles de documentos secretos a ese portal de filtraciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here