El Colegio Cervantes de Torreón reabrió sus puertas este viernes, una semana después de la tragedia ocasionada por un alumno que llegó al plantel armado con 2 pistolas con las que asesinó a una maestra, hirió a 6 personas más y se suicidó en circunstancias aún no aclaradas.

Los alumnos regresaron a clases y la novedad al ingresar a las instalaciones fue que fueron colocados detectores de metal en la entrada, con el propósito de prevenir una situación como la vivida el 10 de enero.

De igual forma, los alumnos no podrán llevar mochila o lonchera, y si ello ocurre, deberán ser transparentes. Será obligatorio portar 2 lapiceras, una para la escuela y la otra para casa, además de que utilizarán bolsas transparentes o de malla para guarda lo que requieran de sus actividades extra escolares.

El ingreso al plantel por parte de los estudiantes se realizará con apoyo de personal de la escuela y de los padres de familia, quienes fueron invitados a formar parte de las brigadas.

Mientras tanto, continúan las investigaciones para entender que llevó al niño de 11 años de edad a llegar armado a su escuela y matar a su maestra, así como prosiguen las pesquisas para determinar la responsabilidad de su abuelo, propietario de las pistolas que uso el niño para provocar la tragedia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here