De acuerdo con la revista Forbes, el rapero estadounidense Jay-Z se ha convertido en el primer artista del rap del mundo en alcanzar una fortuna que supera los 1.000 millones de dólares, lo que lo convierte también en uno de los pocos artistas multimillonarios.

El reporte de Forbes destaca que el emporio empresarial de Jay Z se encuentra en constante crecimiento y se diversifica con inversiones que van desde su sello discográfico Roc-A-Fella Records hasta inmuebles y marcas de licores.

El artículo de la revista precisa que el cantante tuvo que escalar a lo largo de su trayectoria musical escalones desde abajo, toda vez que antes de dedicarse a la música vendió droga para poder pagar las cuentas.

Forbes revela que entre las empresas, bienes y marcas del rapero destacan participaciones en la compañía de champán Armand de Brignac por valor de 310 millones de dólares; cartera de inversiones en diversas compañías por valor de 220 millones de dólares,  una marca de coñac, D’Ussé, creada en asociación con Bacardi, valorada en 100 millones de dólares; La empresa escandinava de música en ‘streaming’ Tidal, valorada en 100 millones de dólares: la empresa de entretenimiento Roc Nation, que presta servicios a estrellas del deporte, música y cine, valorada en 75 millones: obras de arte valuadas  en 70 millones de dólares, e inversiones en bienes raíces por 50 millones de dólares.

Jay-Z, está casado con la cantante Beyoncé, y  fue mencionado el año pasado en otra publicación de Forbes que lo colocó entre los 10 artistas mejores pagados del mundo, con unos ingresos anuales de 76,5 millones de dólares.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here