Una muchedumbre se reunió el sábado en Bangladesh para realizar nuevas manifestaciones de protesta por el asesinato de la joven Nusrat Jahan Rafi, quien perdió la vida luego de que unas personas le prendieron fuego en su colegio por denunciar al director de la escuela por acoso sexual.    

Los manifestantes reunidos en Dacca, capital de Bangladesh, lanzaron consignas y portaron pancartas exigiendo pena de muerte para los responsables de la muerte de la joven, que según la policía, fue atraída el 6 de abril a la azotea del seminario islámico donde estudiaba y presionada para retirar su denuncia contra el director.

Ante la negativa de Rafi, de solo 19 años de edad, sus agresores la rociaron con queroseno y la quemaron, causando indignación en el país además de poner bajo escrutinio la respuesta de la policía, tras comprobarse que los asesinos querían simular un suicidio cuando la quemaron viva

La policía explicó que al menos 5 de los detenidos, entre ellos 3 compañeros de clase de Rafi, la ataron con un pañuelo antes de prenderle fuego y el plan era hacer pasar el incidente como un suicidio, pero al quemarse el pañuelo la muchacha logró escapar en llamas. Murió en el hospital el 10 de abril tras sufrir quemaduras en 80% de su cuerpo.

Sin embargo, antes de su muerte grabó un video repitiendo sus acusaciones contra el director, denunciando que “el maestro me tocó, lucharé contra este crimen hasta mi último aliento”, además de que identificó a algunos de sus atacantes.

El director y otras 18 personas fueron detenidas, y por lo pronto, la primera ministra Sheikh Hasina prometió que “ninguno de los culpables se librará de acciones legales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here