El presidente de Rusia, Vladímir Putin propuso en una reunión con miembros permanentes del Consejo de Seguridad del país, extender sin condiciones y por un año al menos el START III, como se conoce el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas ruso-estadounidense, firmado en 2010,

Putin advirtió que la amenaza que supone dejar al mundo sin tratado sobre armas estratégicas ofensivas. “Sería extremadamente triste si el acuerdo dejara de existir por completo y no fuera reemplazado por otro documento fundamental de este tipo”.

En un mundo cada vez más polarizado, el mandatario ruso destacó que durante todos los años anteriores, el Tratado “funcionó adecuadamente, cumpliendo su papel fundamental” de limitar y controlar las armas nucleares, así como de frenar la carrera armamentista.

A su juicio, la prórroga de un año permitiría “negociaciones significativas sobre todos los parámetros” del control de armas con Estados Unidos, al tiempo que se evitaría que los estados interesados en mantener la estabilidad estratégica se queden “sin un documento tan fundamental”.

Por ello, instruyó al ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, para que formule la posición de Moscú sobre el START III, la transmita a Estados Unidos lo antes posible y obtenga “una respuesta clara” de la parte estadounidense.

El Tratado de Reducción de Armas Estratégicas llamado START III, el único vigente de reducción de armas entre Rusia y Estados Unidos, expira en febrero de 2021. El pacto se firmó en 2010 y contempla el monitoreo mutuo de los arsenales nucleares por parte de Washington y Moscú. En mayo, Washington declaró que quiere incluir más armas rusas en el Tratado START III, al tiempo que sugirió que la prolongación del acuerdo debería incluir también a China.

La respuesta llegó y pronto: el gobierno del presidente Donald Trump rechazó el la postura de Rusia de extender un tratado clave de control de armas nucleares sin imponer un congelamiento más amplio y a corto plazo de las armas nucleares de las 2 potencias.

El asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, dijo que Estados Unidos había propuesto una extensión por un año del tratado Nuevo START, a cambio de que Rusia y Estados Unidos pusieran un tope a todas las ojivas nucleares durante ese período.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here