Estamos iniciando un proceso de transformación que denominamos la Cuarta Transformación de la vida pública de México, tomando como antecedente la transformación que significó la Independencia, la Reforma y el movimiento revolucionario de 1910, y tiene el propósito central de erradicar la corrupción del país, dijo en la XXX Reunión con Embajadores y Cónsules, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El mandatario dijo a los presentes que por la corrupción se han producido grandes y graves problemas de la nación en nuestro tiempo, y que por ella se padece de pobreza, desigualdad, inseguridad y violencia, por lo que limpiar de corrupción el país, permitirá liberar fondos para el desarrollo y dará fortaleza política y moral.

Dijo que la corrupción hay que combatirla por razones de carácter económico, pero también porque se necesita moralizar la vida pública, poner por delante la honestidad como forma de vida y forma de gobierno, y apuntó que el propósito es, sin aumentar impuestos, sin endeudar al país, financiar el desarrollo con austeridad sin corrupción.

López Obrador destacó que no se podrá financiar el desarrollo sólo con inversión pública y se requiere de inversión privada tanto nacional como extranjera, para que ya no tener tasas de crecimiento de sólo el 2% anual, como en los últimos 30 años.

A los representantes, embajadores, cónsules, en el extranjero, les llamó a transmitir en el mundo que se está llevando a cabo una transformación en México, y que será de mucha utilidad que puedan decir en poco tiempo que hay crecimiento económico, que no se permite la corrupción y se logró reducir la incidencia delictiva.

El presidente puntualizó que la política interna es lo que le da sustento a la política exterior, y que si resolvemos nuestros problemas y se fortalece México, vamos a tener respetabilidad en el extranjero.

Asimismo, explicó que las embajadas y consulados deben hacer promoción económica y turística, pues “no hay aquí un pro Francia, un pro Alemania; son las embajadas de esos países los que hacen el trabajo de promoción. Por eso no vamos a tener ya Proméxicos en 60 ciudades del mundo”.

Recalcó la necesidad de apoyar a nuestros paisanos en el extranjero, en especial a los que viven y trabajan en Estados Unidos. “Los 50 consulados que tenemos en Estados Unidos tienen que convertirse en una especie de procuradurías para la defensa de los migrantes”, dijo el presidente.

En cuanto a política exterior, el mandatario dijo que su gobierno se ceñirá a los principios del artículo 89 de nuestra Constitución, en el que se indica ‘la autodeterminación de los pueblos, la no intervención, la solución pacífica de las controversias, la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales, la igualdad jurídica de los Estados, la cooperación internacional para el desarrollo, el respeto, la protección y promoción de los derechos humanos, y la lucha por la paz y la seguridad internacionales’.

Agregó que “los que están a favor o aceptan las hegemonías, piensan o manifiestan que los principios constitucionales de política exterior son anticuados. No, nosotros consideramos que son principios vigentes, eficaces y justos, negarlos sería como renunciar a la convicción juarista de que el pueblo y el gobierno respeten los derechos de todos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here