Un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts estima que más de la mitad de las aguas de los océanos cambiarán de color hacia el final del siglo, como efecto del cambio climático.

Para Stephanie Dutkiewicz investigadora en el Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias del MIT y el Programa Conjunto sobre la Ciencia y la Política del Cambio Global, autora del estudio, los cambios serán graduales y tal vez no parezcan significativos a simple vista.  El patrón básico del planeta se mantendrá cómo está hoy, con regiones más azules en los subtrópicos y verdes cerca de los polos y del ecuador.

El trabajo, publicado en Nature Communications explica que las zonas azules serán aún más, mientras que las verdes serán todavía más verdes.

En el primer caso porque sus partículas absorben casi todas las frecuencias de la luz, menos la azul y la violeta, que se reflejan hacia afuera. Por eso las áreas oceánicas áridas, como las subtropicales, presentan un color más azulado.

En el segundo, las regiones cercanas al Ecuador y los polos albergan más organismos marinos, que como no tienen dificultades con la absorción de las partes azul y violeta del espectro de la luz solar, hacen que el agua tenga un color más verde, en especial por diferentes especies de fitoplancton que contienen clorofila y algas de tono verdoso, cuyo crecimiento y floración se verán aceleradas por el calentamiento global.

En la investigación, se considera que la mayor consecuencia del nuevo ecosistema que se creará es la posible alteración de las cadenas alimentarias de las especies que se alimentan de fitoplancton.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here