Desde Chad, donde lleva a cabo una visita a las tropas francesas desplegadas en el país africano, el presidente francés, Emmanuel Macron, llamó “al orden y a la concordia”, un día después de una nueva jornada de protestas de los “chalecos amarillos”.

“Ahora el orden debe reinar, la tranquilidad y la concordia”, dijo el presidente francés a la televisión BFMTV, luego de seguir al tanto de la jornada de protestas del sábado a través de su ministro del Interior, Édouard Philippe quien prometió severidad ante una “violencia inusitada” y “gestos antisemitas en pleno París”.

Más de 200 personas fueron arrestadas, de las cuales 81 quedaron detenidas, aunque la movilización fue menor si se compara con los últimos 5 fines de semana.

“Nuestro país necesita eso (…), unidad, un compromiso sincero con causas colectivas importantes, y apaciguar las tensiones”, agregó Macron, tras compartir una anticipada cena navideña con los soldados franceses en Yamena.

Por su parte el primer ministro Philippe criticó “un simulacro de decapitación del jefe del Estado (…) agresiones de una inusitada violencia (…) y gestos antisemitas en pleno París”.

A dos días de Navidad, parece perfilarse un periodo de respiro para el Ejecutivo, aunque algunos “chalecos amarillos” prometen continuar las protestas en enero.

Asimismo,  la madrugada de este domingo hubo de nuevo actos de vandalismo en los peajes y accesos de carreteras en el sur francés, que ya fueron objeto de la violencia en anteriores movilizaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here