El presidente filipino, Rodrigo Duterte, se ofreció como voluntario para probar la vacuna rusa contra el coronavirus, de acuerdo con reportes de la prensa local, con lo cual expresó su respaldo a la vacuna artificial que viene desarrollando Rusia.

De acuerdo con el mandatario filipino, los ensayos están resultando “muy prometedores”. Falta ver si cumple su función

Apenas la semana pasada, el embajador de Rusia en Filipinas, Ígor Jováyev, dijo que su país estaba dispuesto a suministrar su vacuna contra el nuevo coronavirus al país asiático o a asociarse con una empresa local para producirla en masa.

Duterte respondió el lunes y manifestó su apoyo a la vacuna artificial que viene desarrollando Rusia y considera que los ensayos están resultando “muy prometedores”. Par, tras considerar que confía en esos estudios y asegurarse de que la vacuna sea segura para los filipinos.

Por ello, expresó que será el primero en la fila para la inyección apenas esté disponible, y subrayó que “si funciona en mí, funcionará en todos”.

El controvertido dirigente filipino expresó a Rusia la disposición de su país para prestarse como escenario de ensayos clínicos y producción local de la vacuna, en momentos en los que Moscú está a la espera de que el fármaco pase la última etapa de exámenes que den paso a su registro oficial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here