El líder ultraderechista brasileño Jair Bolsonaro pretende asestar un golpe más a las medidas de sentido común para combatir el coronavieis, y eliminó cláusulas que obligaban a entregar cubrebocas a los más pobres y las que exigían mascarillas en espacios cerrados.

Bolsonaro aprobó una ley sobre uso de mascarillas en lugares públicos para enfrentar la pandemia, redujo sus efectos al vetar artículos que exigían el uso obligatorio de cubrebocas en comercios, templos religiosos y escuelas.

El mandatario vetó cláusulas que obligaban a los poderes públicos a distribuir máscaras a la población más vulnerable y a las empresas a suministrar dicho material a sus trabajadores de forma gratuita.

El ultraderechista sigue minimizando la gravedad de una pandemia que ha contagiado a on y medio de personas y matado a 62 mil en todo el país. Así juicio, en el uso de mascarillas en lugares privados incurría “en una posible violación de domicilio” contraria a la Constitución. Sin embargo, la Cámara de Diputados informó que ese fragmento se refería a espacios públicos y privados “accesibles al público” y no a los domicilios particulares.

Los vetos del presidente brasileño tendrán que ser analizados en el Congreso, y no anulan las legislaciones aprobadas en algunos estados y municipios en los que ya es obligatorio el uso de mascarillas en espacios públicos, bajo pena de multa en algunos casos, como Brasilia y Sao Paulo.

El Parlamento podría revertir las decisiones adoptadas por el presidente,
quién Bolsonaro criticó el proyecto porque, a su juicio, existía la posibilidad de ser multado por estar en casa sin máscara.

Nadie va a entrar en tu casa para multarte”, dijo el líder ultraderechista, aunque en el texto no había ninguna mención a esa posibilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here