El primer ministro italiano  Giuseppe Conte, rindió declaración ante la Fiscalía en relación la gestión de su gobierno de la pandemia del coronavirus, que deja hasta el día de hoy un saldo de más de 34 mil muertos, la mayoría en la región norte del país .

La investigación tiene como objetivp evaluar las decisiones que tomó el gobierno al inicio del brote y por lo pronto se cuestiona el hecho de no haber aislado de inmediato la zona de  Bérgamo, que fue una de las más afectadas.

La responsable del interrogatorio a Conte fue la fiscal de esa ciudad, Maria Cristina Rota, quien se presentó con su equipo este viernes al palacio Chigi de Roma, sede de gobierno, para cuestión ar al jefe del gobierno o por espacio de 3 horas.

El primer ministro declaró en calidad de “persona informada” de los hechos, sin que se le atribuyan delitos y la fiscalía  también  interrogó a la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, así como al ministro de Salud, Roberto Speranza.

.

El objetivo es establecer técnicamente quiénes eran responsables de declarar las “zonas rojas”  al inicio de la epidemia, en febrero, lo que enfrenta al gobierno  con autoridades de la región Lombardía, donde está Bérgamo.

Conte dijo por medio de su vocero que aclaró “todos los pasos hasta en los mínimos detalles”.

 “Lo que tenga que decir a la fiscal lo haré ante ella y no puedo adelantarlo. Informaré debidamente sobre todos los hechos en mi conocimiento. No estoy para nada preocupado”, declaró el premier hace unos días.

La fiscal dijo que el encuentro se dio en “un clima de máxima distensión y colaboración institucional” que servirá para completar la investigación.

Una de las sospechas que se indagan es si los políticos recibieron presiones de los empresarios para no aislar y detener la producción en el norte del país, que es la zona  económica más importante del país transalpino.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here