La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, declaró en conferencia de prensa que leyó parcialmente el manifiesto que le mandó por correo electrónico Branton Tarrant, el terrorista que atacó el viernes 2 mezquitas en la ciudad de Christchurch matando a 50 personas.

A la pregunta de una de los reporteros, que quiso saber si Ardern había leído la carta, la primera ministra respondió: “Sí, elementos”.

Ardem confirmó que el tirador le envió su manifiesto 9 minutos antes de iniciar la masacre en una de las mezquitas, sin mencionar en su misiva el lugar donde lo haría ni mayores detalles.

“Yo era una de los más de 30 receptores”, dijo la premier, que destacó que el Tarrant distribuyó la carta “ampliamente” y la hizo llegar además a varios medios de comunicación.

En el manifiesto, Tarrant afirmaba ser un “hombre blanco común” que tuvo una “infancia normal” en el seno de una familia australiana de clase trabajadora y bajos ingresos.

Además de “ecofascista”, se denominaba a sí mismo “etnonacionalista” y racista “por definición”, y admite ser partidario del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “como símbolo de una renovada identidad blanca y un propósito común”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here