Los precios del petróleo bajaron ligeramente este martes tras haberse disparado el lunes debido al ataque contra instalaciones petroleras en Arabia Saudita, que hacen temer una escasez de crudo en el mercado internacional.

Tras el ataque con drones que dañó la producción saudiárabe, el precio del petróleo Brent, referencia en el mercado mundial, subió hasta 14,6% el lunes, siendo el aumento más fuerte desde que se creó este tipo de contrato, en 1988, en tanto que el barril de West Texas referencia del crudo en Nueva York, ganó 14,7%, su mayor aumento desde diciembre de 2008.

Este martes los precios bajaron pero no a los niveles del pasado fin de semana, y el secretario estadounidense de Energía, Rick Perry, confió en Viena que el mercado petrolero mundial siga bien abastecido pese a la caída de la producción en Arabia Saudita, precisando que es pronto para recurrir a la Reserva Estratégica de Petróleo, como lo sugirió el presidente Donald Trump.

El presidente de Irán, Hasán Rohaní, opina que los ataques del sábado contra refinerías de Arabia Saudita fueron efectuados por los rebeldes hutíes de Yemen en defensa propia.

“Cada día Yemen es bombardeado y población inocente es asesinada. Por lo tanto, la gente de Yemen se vio obligada a responder debido a la afluencia de armas que entra en Arabia Saudita a diario y se utiliza en su contra”, dijo Rohaní.

Las fuerzas hutíes de Yemen reivindicaron los ataques contra las instalaciones de Arabia Saudita y prometieron intensificarlos.  Según Al Masirah TV, un portavoz militar hutí precisó que 10 drones llevaron a cabo los ataques, bautizados por el grupo como ‘Segunda Operación de Equilibrio Disuasorio’ y que se trataría de la más exitosa ofensiva hutí en territorio saudita hasta la fecha.

Más aún, el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jameneí, insistió este martes en que su país no entablará negociaciones con Estados Unidos “a ningún nivel”, y apuntó en un discurso que negociar con Washington significaría “la victoria de la campaña de ‘máxima presión’ de Estados Unidos” contra Irán, en alusión a las sanciones y las amenazas de ataques.

“Ofreciendo un nuevo diálogo a Irán, Estados Unidos busca imponer su voluntad a la nación persa e ir más allá en su política de ‘máxima presión’ contra este país”, subrayó el máximo líder iraní.

El ayatolá destacó la contradicción de las autoridades estadounidenses frente al diálogo con la República Islámica, ya que a veces han propuesto una conversación sin precondiciones y otras han planteado hasta doce, agregando que “esto es una muestra del desorden político en la Casa Blanca o es un truco para confundir a la contraparte, aunque con Irán no funciona”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here