El Centro Nacional de Prevención de Desastres, informó que una nube de polvo del Sahara se encuentra sobre el océano Atlántico, frente a las costas de África, con dirección al mar Caribe, Centroamérica y posiblemente a México, de acuerdo con la imagen del satélite GOES 16, publicada por la Comisión Nacional del Agua del 17 de junio.

La cantidad del polvo del Sahara que ingresa a nuestro país depende de la intensidad del viento y concentración de este sobre África; además, se ha observado que se incrementa por el fenómeno de “El Niño”, que actualmente tiene una fase neutra y normalmente no representa un peligro para la población.

No obstante, el polvo tiene efecto directo en la cantidad de nubosidad y lluvias. Comúnmente ingresa de forma directa por el oriente y sureste del país, siendo la Sierra Madre Oriental una barrera natural para que atraviese al centro del territorio, por lo que sólo pequeñas concentraciones logran llegar.

Una de las principales características o indicios del polvo africano es que el día se torna grisáceo, los atardeceres rojizos y hay escasa nubosidad.

De acuerdo con los pronósticos de Copernicus, que es el Programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea y del modelo de pronóstico meteorológico europeo, se esperaría que sea a partir del martes 23 de junio que este polvo ingrese al país en concentraciones que no afecten a la población.

Protección Civil recomienda varias siguientes acciones para minimizar los efectos de altas concentraciones de polvo en la salud: Estar atentos a los avisos del Servicio Meteorológico Nacional y de Protección Civil; ante la pandemia de COVID-19, mantenerse en casa, principalmente las personas con mayor riesgo; en caso de que las concentraciones sean importantes evitar exponerse a las altas concentraciones de polvo, resguardarse durante estos eventos, cerrar las entradas de aire a los cuartos durante las tormentas y si es necesario estar a la intemperie, utilizar lentes y cubrebocas o pañuelo.

Las personas con enfermedades respiratorias crónicas, adultos mayores, mujeres embarazadas y niños deben usar protectores respiratorios tales como mascarillas o un pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca.

Si se tiene sensación de cuerpos extraños en los ojos, lavarse con abundante agua. Es preferible utilizar agua potable, hervida o clorada. Lavarse las manos antes de iniciar el procedimiento.

Cubrir las fuentes de agua como pozos, recipientes o estanques de almacenamiento de agua para evitar contaminación.

Usar los equipos de protección personal apropiados como gafas protectoras, cubrebocas, o pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca. y humedecer los sectores de casa antes de barrer para evitar que el polvo pudiera acumularse.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here