La electrocución de un ser vivo se produce cuando pasa por su organismo una cantidad de corriente suficientemente alta como para causarle graves daños o incluso la muerte pero está claro que las aves ni siquiera sienten cosquillas cuando se posan sobre los cables de alta tensión, los cuales son peligrosos por la cantidad de potencia eléctrica que transportan, y aunque no parezca a simple vista, las leyes de la física aplican por igual a personas y aves.

De acuerdo con la Ley de Ohm, el flujo de corriente a través de un circuito es proporcional a la diferencia de potencial, también llamada tensión o voltaje; en este caso cuando una persona o un ser vivo se conecta a un circuito eléctrico es tratado como un elemento más y puede ser comparado en ohmios, es decir la unidad derivada de resistencia eléctrica, de acuerdo con el tamaño de cada uno; para que una resistencia de cualquier material (incluyendo al ser viviente) transmita una corriente eléctrica debe existir un circuito cerrado, el cual tiene que estar compuesto por una fuente de voltaje, que representa una diferencia de potencial, una Carga o Resistencia y unos cables que unan a ambas.

La condición más importante para que se produzca una electrocución es que pase una corriente lo suficientemente grande como para que la resistencia que la consume no pueda soportarlo y llegue a quemarse por la generación de calor; aquí la condición para que se genere dicha carga es que exista una diferencia de potencial suficiente como para general esa corriente y que la carga esté conectada a esa diferencia de potencial, por lo que así se cierra el circuito.

Por ejemplo cuando encendemos una lámpara, al conectar el interruptor estamos cerrando uno de los polos de la fuente, la corriente circula por el cable hasta el aparato, pasa por el filamento y mediante el cable que está conectado en el otro extremo de la lámpara regresa al otro polo de la fuente. En estas condiciones el circuito está cerrado y la lámpara se ilumina haciendo función de resistencia; si pasara una corriente más grande de la que ella soporte también se quemaría.

Sin embargo en el caso de las aves posados en el tendido eléctrico no existe corriente eléctrica que pase por su cuerpo por estar situados al mismo potencial; como su tamaño es pequeño y solo alcanzan a tocar un solo cable, si las aves pusieran una de sus patas en el cable de alto voltaje y su otra pata en cualquier lugar con otro potencial diferente al de la pata anterior, entonces sí habría una corriente circulando por su cuerpo, y si esa diferencia de potencial fuera lo suficientemente grande como para generar una corriente suficiente para quemar esa resistencia, pues la historia del ave sería muy diferente.

Por ejemplo si unas de sus patas o cualquier parte de su cuerpo puede ser el pico toca un potencial con 13 mil voltios y otra parte de su cuerpo toca tierra, seguramente el ave sufrirá una electrocución que nadie lo querría ver.

Si nosotros hacemos lo mismo que hacen los pájaros de posarse en un cable de alto voltaje y nos colgáramos con las dos manos, estaríamos sonriendo de felicidad por no ser electrocutados y hasta podríamos hacer maroma encima de ese cable sin recibir algún tipo de daño. En resumen no importa cuál es el potencial que tenga el cable que toques, el problema surge cuando tocas un potencial con respecto al otro que puedas tocar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here