Investigadores de la Universidad de San Luis atribuyen a una dieta rica en grasas, conocida como ‘cetogénica’, la posibilidad de prevenir o incluso revertir el desarrollo de la insuficiencia cardíaca.

Un equipo de biólogos y bioquímicos dirigido por el profesor Kyle McCommis analizó la relación entre la alimentación y el metabolismo en ratones con problemas cardíacos genéticamente inducidos.

Las funciones metabólicas se reducen en un corazón humano endeble y lo mismo ocurrió en ese modelo animal, pero se registró una mejora después de ciertos cambios en la ración y asi como después de un ayuno de 24 horas, que también es ‘cetogénico’, según el científico.

En un comunicado, la Universidad señala que el  miocardio del corazón requiere grandes cantidades de energía química almacenada en nutrientes para alimentar la contracción cardíaca.

 Para mantener la alta capacidad metabólica, el corazón debe ser flexible y adaptarse a diversos ‘combustibles’, mientras que un fallo en esta adaptación lleva a la disfunción.

Los ensayos de laboratorio en San Luis sugieren que el consumo de alimentos altos en grasas y bajos en carbohidratos “puede ser una intervención terapéutica nutricional para tratar la insuficiencia cardíaca”, según McCommis.

Los científicos se enfocaron en el sistema de transporte a nivel celular  de un compuesto clave en el metabolismo: el piruvato. Se observó una escasez de las proteínas que lo transportan en los corazones deteriorados de los roedores.

Sin embargo, se pudo evitar la insuficiencia cardíaca producida por este cambio o incluso revertir su progreso si los animales recibían unos piensos correspondientes a la dieta cetogénica.

El artículo científico del equipo estadounidense sobre el “papel crítico” de este piruvato mitocondrial para el funcionamiento del corazón fue publicado en la revista Nature Metabolism.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here