El secretario de Estado norteamericano pidió al Vaticano sumarse a Estados Unidos en la denuncia de las violaciones de la libertad religiosa en China y aseguró que la Iglesia Católica debería colocarse al frente en la lucha por los derechos humanos fundamentales.

De gira mundial buscando sumar adeptos a un bloque contra el país asiático en tiempos electorales, Pompeo habló en un simposio sobre libertad religiosa organizado por la embajada estadounidense ante la Santa Sede, evento que coincide con las negociaciones del vaticano con China para extender su acuerdo sobre nombramientos de obispos.

Al evento acudió el ministro del Exterior del Vaticano, arzobispo Paul Gallagher, quien no mencionó a China en su ponencia y de lo que sí habló fue de que la imposición de la ideología de género en países occidentales violaba la libertad religiosa.

El canciller de la Santa Sede dijo que debido a la inminencia de la elección estadounidense, es “una de las razones por las que el Santo Padre no recibirá al secretario de Estado”: no mencionó los otros motivos.

El funcionario del gobierno de Donald Trump quiso reflejar las críticas del mandatario estadounidense a China, las que han aumentado de tono a medida que se acerca la elección presidencial del 3 de noviembre.

Dijo que en ningún lugar de la Tierra la libertad religiosa sufre ataques como en China, y que “debemos apoyar a quienes exigen la libertad en nuestro tiempo”, citando tanto a san Juan Pablo II como al papa jubilado Benedicto XVI y al papa vigente, Francisco, para pedir un mayor compromiso de los líderes religiosos en defensa de todos los creyentes.

El Vaticano señala que en su acuerdo con China, el nombramiento de obispos es un asunto puramente eclesial, no político ni diplomático, y Gallagher dijo que la Santa Sede en todos sus tratos diplomáticos, “ha destacado la importancia del diálogo y el respeto mutuo”.

Pompeo hace varios días un ensayo en la revista de derecha First Things en el cual insinuó que el Vaticano comprometió su autoridad moral al firmar el acuerdo de 2018 con Beijing, y cuestionado acerca del ensayo, Gallagher dijo que la Santa Sede “lo recibió críticamente”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here