Fuentes de la Policía judicial francesa afirman que los investigadores perfilan la hipótesis del cortocircuito como causa más probable del incendio del pasado lunes 15 de abril en la catedral de Notre Dame.

Un funcionario habló a condición de permanecer en el anonimato porque las pesquisas avanzan, e informó de que los investigadores no tienen permiso para trabajar en el interior de la iglesia y buscar en los escombros por motivos de seguridad.

De momento se está consolidando el inmueble con tablas de madera para apuntalar algunas partes de las paredes que se encuentran inestables, luego de que la conflagración produjo serios daños en uno de los mayores símbolos artísticos y arquitectónicos de Francia y el mundo

La estructura de la catedral fue conservada, pero el armazón del techo y la aguja central sucumbieron. En la extinción del fuego trabajaron unos 400 bomberos que tardaron más de 14 horas en apagarlo por completo.

Desde el comienzo de la tragedia se descartó un acto intencionado, y las miradas se enfocaron en las obras de restauración que hacían en estos días y debían finalizar en 2022.

De cualquier forma la Fiscalía de París abrió una investigación en la que participan decenas de 50 personas, y se buscará establecer además de la causa, posibles responsabilidades, deficiencias o negligencias que pudieron ocasionar la tragedia.

Julien Le Bras, director de la empresa responsable de las labores de restauración, dijo que “todos los procedimientos de seguridad fueron respetados”.

A pesar del desastre que, la estructura principal aguantó y la reconstrucción es posible. Además, las obras artísticas que el templo guardaba en su interior también fueron puestas a salvo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here