La Policía de Nueva Zelanda elevó a 50 la cifra de víctimas en el atentado del pasado viernes contra 2 mezquitas de la ciudad de Christchurch y confirmó que el detenido, Brenton Tarrant, es el único responsable material del ataque.

El comisario de la Policía Mike Bush, dijo este domingo en rueda de prensa que “desde anoche hemos podido evacuar a todas las víctimas de los lugares de los crímenes y hemos localizado a más víctimas”.

Explicó que los otros 2 detenidos, un hombre y una mujer, no tienen relación con el agresor; ella fue liberada pero él fue acusado por posesión de armas de fuego.

Bush señaló que con las identidades de los fallecidos, y que del medio centenar de heridos, 36 siguen internados en el Hospital de Christchurch Hospital, 2 de ellos muy graves.

Por otro lado, se intensificó la seguridad en torno a las mezquitas en todo el país, y de acuerdo con el comisario Bush, “la vamos a mantener hasta que consideremos que no hay ninguna amenaza”.

No se han entregado los cuerpos a los familiares pues se trabaja en las autopsias para esclarecer la causa de la muerte en cada caso, y el comisario expresó que son conscientes de las necesidades culturales y religiosas, “así que estamos haciéndolo de la forma más rápida y cuidadosa posible”.

En cuanto a la identidad y nacionalidad de las víctimas, las autoridades neozelandesas no han dado ningún dato, pero el Ministerio de Asuntos Exteriores palestino ha confirmado 6 muertos de esa nacionalidad, el Gobierno egipcio ha informado de 4 heridos y Jordania confirma 2 fallecidos.

Trascendió que el terrorista que abrió fuego en una mezquita de Christchurch, envió un manifiesto a la primera ministra neocelandesa, Jacinda Ardern, y a otros 70 destinatarios, 10 minutos antes de iniciar su ataque.

Entre quienes recibieron el correo figura el líder del Partido Nacional, Simon Bridges, y el presidente de la Cámara de Representantes de Nueva Zelanda, Trevor Mallard, asegura el diario NZ Herald.

El atacante también mandó el documento, entre otros destinatarios, a varios medios de comunicación tanto neozelandeses como extranjeros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here