Autoridades de Stintino en la isla italiana de Cerdeña, anunciaron la aplicación de una cuota de entrada para quienes quieran ingresar a su playa de La Pelosa en el noroeste de la isla, informa el diario italiano Corriere della Sera.

 

Esto significa además que solo podrán acceder a la playa 1.500 turistas al día como máximo a partir del verano del 2020, toda vez que La pelosa es una de las playas más conocidas del viejo Europa, con su arena blanca y sus aguas cristalinas.

 

Dada la cantidad de personas que llegan diariamente a bañarse y tomar el sol en este paradisiaco sitio de Cerdeña, existen cada vez más dudas sobre su sostenibilidad ambiental, por lo que el alcalde de Stintino, Antonio Diana, explicó que la idea de empezar a cobrar la entrada a los turistas tiene como fin preservar la ecología de este sitio.

 

No se ha precisado cuando costará la entrada a la playa, pero lo que sí se sabe es que las autoridades quieren destinar el dinero recaudado a financiar labores de mantenimiento y supervisión de La Pelosa.

 

Entre las restricciones que habrá además estarán la prohibición de fumar, de usar detergentes o jabones, y de salir de la playa sin haberse enjuagado los pies en estaciones especiales para impedir el ‘robo’ involuntario de arena, que la playa tiene cada vez menos.

 

La multa por incumplimiento de las reglas puede alcanzar los 500 euros. Las autoridades, asimismo, están trabajando en deshacerse de senderos de cemento con la idea de reemplazarlos con puentes peatonales de madera.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here