El gobierno británico planea racionar las pruebas de coronavirus y dará prioridad a trabajadores de la salud y personal de hogares de ancianos, luego de informes generalizados de que mucha gente en todo el país no pudo tener acceso a los diagnósticos.

El secretario de Justicia, Robert Buckland, dijo que el gobierno está elaborando una nueva lista de prioridades para las pruebas, en donde los estudiantes y sus familias podrían ser los siguientes en la fila después del Servicio Nacional de Salud y la atención social.

La limitación de pruebas se produce en medio de un aumento en los casos de Covid-19 en el Reino Unido que ha llevado el rebrote diario a niveles no vistos desde fines de mayo.

Las pruebas generalizadas son cruciales para controlar la propagación del coronavirus, toda vez que permiten que las personas infectadas se aíslen por sí mismas, y al mismo tiempo, ayudan a los funcionarios de salud a identificar focos de infección y rastrear a enfermos.

El primer ministro Boris Johnson enfrentará preguntas en la Cámara de los Comunes y ante un comité clave, sobre cómo respondido a la pandemia al tiempo que hay protestas por la escasez de pruebas.

La Asociación de Líderes Escolares y Universitarios dijo que el sistema educativo podría empeorar en la medida que surgen más casos, y para Geoff Barton, dirigente de la Asociación, “mantener las escuelas abiertas se volverá “insostenible” si no se solucionan los problemas con la capacidad de pruebas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here