Un estudio que difunde la revista Global Change Biology sugiere que el pingüino emperador, especie endémica de la Antártida que cada año viaja de 50 a 150 kilómetros para aparearse y alimentar a sus crías, podría desaparecer a finales de este siglo si el cambio climático no es detenido.

Stéphanie Jenouvrier, ecóloga de aves marinas de la estadounidense Institución Oceanográfica Woods Hole y principal autora del artículo, advierte que “si el clima global se calienta más al ritmo actual” el número de estos pingüinos disminiría “un 86 % para 2100”.

Estos animales se establecen en grupos sobre porciones de hielo marino en condiciones muy específicas, ya que deben estar sujetas a la costa continental, pero lo suficientemente cerca del mar abierto para obtener alimento.

Por ello, hay investigadores señalan que su supervivencia está ligada al destino del manto de hielo marino, que se derrite de manera gradual.

Los expertos combinan 2 modelos informáticos con proyecciones sobre el hielo marino y las poblaciones de pingüinos afectadas por las modificaciones en su hábitat para conocer el futuro de esta especie y han brindado 3 escenarios:

Uno refleja que si la temperatura global aumenta 1,5 grados, el objetivo del Acuerdo de París, se perderá un 5 % de hielo marino y la población de pingüinos emperador se reduciría un 19 %.

Otro indica que si ese incremento es de 2 grados, la pérdida del hielo casi se triplicará y desaparecerán más de un tercio de las colonias existentes.

Finalmente, en el caso de que no se tomen medidas para reducir el cambio climático las temperaturas subirían de 5 a 6 grados y asegurarían la “pérdida casi completa” de la población de estos animales.

Jenouvrier añade que “los pingüinos estarían marchando hacia la extinción”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here