Un número importante de hondureños se movilizaron para exigir la renuncia del presidente, Juan Orlando Hernández, señalado en un tribunal de Nueva York por supuestos vínculos con el narcotráfico.

Miles de inconformes lanzaron consignas en el centro de Tegucigalpa donde la policía los recibió con gases lacrimógenos, en tanto que estudiantes de la Universidad Nacional que participaban en la protesta atacaron a los policías con piedras, lo que desató una zacapela.

La marcha fue convocada por trabajadores estatales de la salud y la educación, junto a partidos de oposición, en videos difundidos por redes sociales. Alegan que Hernández ganó las elecciones de noviembre de 2017 gracias a un fraude respaldado por la embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa.

El fiscal estadounidense Geoffrey S. Berman, quien acusa a Antonio Hernández, hermano del presidente hondureño, presentó al testigo Alexander Ardón, quien involucró al mandatario en el delito, y se incluye al expresidente Porfirio ‘Pepe’ Lobo, cuyo hijo Fabio fue condenado a 24 años de cárcel en Nueva York por narcotráfico.

Antonio Hernández le propuso a Ardón formar una asociación para tener protección de Lobo y del ahora presidente Orlando Hernández “si ganaban las elecciones del 2009”. En esos comicios, Lobo ganó la presidencia y Orlando una diputación.

Según el documento, Ardón pagó sobornos al hoy presidente para comprar los votos de los diputados, que lo eligieron presidente del Congreso en el periodo 2010-2014.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here