La Red por los Derechos de la Infancia retoma el asunto del reclamo de miles de madres trabajadoras que mostraron a través de redes sociales y notas de prensa su descontento por el recorte presupuestal de más de 2 mil millones de pesos al programa de Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras.

Dice en un comunicado que el recorte de casi 50% a este programa es un acto de discriminación en contra de las madres trabajadores, y niñas y niños pequeños más pobres. En los últimos 12 años atiende anualmente aproximadamente a 400 mil niñas y niños pequeños en zonas de atención prioritaria de mayor pobreza

Menciona que de acuerdo a la información disponible, no se aplicó del recorte de la misma forma a servicios similares ofrecidos por guarderías subrogadas del IMSS, o estancias del ISSSTE realizando con ello un trato desigual en la garantía del derecho al desarrollo y educación de niñas y niños de 1 a 4 años.

REDIM invita al gobierno federal a regresar los recursos al Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras, e iniciar la construcción participativa de una verdadera Política de Estado a favor de la primera infancia que supere la idea de los programas de transferencias económicas, para ampliar la respuesta del Estado y la sociedad en la creación de entornos seguros, servicios públicos diversos que estimulen el desarrollo psicomotriz, nutricional y control de talla-peso.

Recuerda que este programa surgió hace una década con serios cuestionamientos por las condiciones de precariedad y calidad iniciales, y que a través de diversas evaluaciones, constancia en la inversión pública y certificación de las estancias infantiles, fueron mejorando los servicios. Cerca de 9 mil estancias infantiles ofrecen servicios al segmento de población infantil más pobre del país:

Explica que la existencia de prácticas de corrupción en programas públicos son constante señalamiento de la Auditoría Superior de la Federación, sin que hasta el momento superemos la impunidad de estos delitos, y dice que es importante mostrar las carpetas de investigación por los actos de corrupción detectados, y evitar insinuar que las mujeres trabajadoras son personas corruptas.

Más bien, dice Redim, es necesario reconocer la precariedad laboral en las que ofrecen sus servicios en los últimos años, que contrastan con las altas exigencias de capacitación, calidad de servicios y trámites administrativos. 

REDIM recuerda al Presidente Andrés Manuel López Obrador que además de Jefe del Estado Mexicano, también Presidente del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas Niños y Adolescentes, y que está obligado a cumplir con el interés superior de la niñez en sus decisiones como lo establece el artículo 4o Constitucional, por lo que le piden a él y  a los partidos políticos a evitar que las niñas y niños, y sus madres trabajadoras; terminen en medio de las polémicas partidarias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here