El COVID-19 ha “unido a la humanidad como nunca antes”, dijo el sábado el primer ministro del Reino Unido en la sesión anual de alto nivel de la Asamblea General de la ONU.

“Y, sin embargo, la crisis también ha sido una fuerza extraordinaria para la división”, expresó Boris Johnson en un video pregrabado para el debate general.

Aunque el mundo está “en contra del mismo enemigo”, señaló que las fronteras han estado surgiendo “entre amigos y aliados” y las cadenas de suministro globales se han interrumpido con “guerras de cheques en las pistas de los aeropuertos” mientras la nación compite por equipos médicos de protección personal.

“La noción misma de comunidad internacional parece estar, francamente, destrozada”, aseguró Johnson.

“Simplemente no podemos continuar de esta manera”, enfatizó, y llamó a los delegados a unirse contra el enemigo común, el COVID-19.

En medio de un sufrimiento económico colosal y casi un millón de personas muertas, el Primer Ministro recalcó que existe un imperativo moral para la humanidad de llegar a un entendimiento conjunto de cómo comenzó la pandemia y cómo se pudo propagar para “hacer colectivamente nuestro mejor esfuerzo para prevenir una recurrencia”.

Reforzar la recuperación mundial
Johnson definió a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “el único organismo que organiza a la humanidad contra las legiones de enfermedades” y anunció un aumento del 30 por ciento en la financiación a la OMS durante los próximos cuatro años, que asciende a 340 millones de libras esterlinas.

Johnson, que se autodenomina un firme partidario de la ciencia, dijo que “los epidemiólogos de la Universidad de Oxford identificaron el primer tratamiento para el COVID-19” y compartieron con el mundo la dexametasona, un medicamento barato que reduce el riesgo de muerte en más de un tercio para los pacientes ventiladores, “de modo que se puedan salvar hasta 1,4 millones de vidas en los próximos seis meses”.

Y como el mayor donante de Gavi, la alianza mundial de vacunas, explicó que en junio, el Reino Unido ayudó a recaudar casi 9000 millones de dólares para inmunizar a 300 millones de niños contra enfermedades mortales.

“Pero incluso mientras nos esforzamos por conseguir una vacuna (COVID-19), nunca debemos tomar atajos, reducir las pruebas o sacrificar la seguridad por la velocidad”, afirmó Johnson.

El Primer Ministro prometió utilizar la presidencia del Reino Unido en el G20 para “crear un nuevo enfoque global para la seguridad sanitaria” basado en un plan de cinco puntos para “proteger a la humanidad contra otra pandemia”. (Naciones Unidas)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here