El Papa Francisco celebró este miércoles su tradicional audiencia, y ofreció disculpas a los fieles que acudieron a la Aula Pablo VI del Vaticano, por no acercase hasta ellos y no saludarles. El pontífice advirtió que la distancia social es una de las precauciones que hay que tomar ante el brote de coronavirus.

Desde el atrio de la sala del Vaticano, y ubicado a varios metros de distancia de los peregrinos que se colocaron escaleras abajo en un espacio con sillas preparado para ellos, el obispo de Roma expresó que “si bajo, enseguida se crea una aglomeración para saludar y esto está contra el cuidado, contra las precauciones que tenemos que tener frente a la gran señora que se llama Covid y que hace tanto mal”.

El pontífice ha sido criticado por no usar cubrebocas en los eventos públicos, aunque por lo general respeta otras disposiciones como las distancias de seguridad o el lavado de manos con gel desinfectante.

El pasado 20 de octubre fue la primera vez que se le vio usando cubrebocas en un evento público, a propósito de un acto para rezar por la paz en el mundo con líderes de otras confesiones, organizado por la Comunidad de San Egidio.

El vicario de Cristo apareció entonces con mascarilla cumpliendo con la obligación de su uso tanto en lugares cerrados como al aire libre en todo el territorio italiano, como lo ha ordenado el gobierno del país transalpino.

El pasado 9 de septiembre fue por primera vez fotografiado con cubrebocas, dentro del coche utilitario que le llevó hasta el patio de San Dámaso que accede al Palacio Apostólico, para celebrar la audiencia general.

“En esta audiencia, como hemos hecho en las precedentes, me quedaré aquí. A mí me gustaría tanto bajar y saludarles uno a uno, pero tenemos que mantener las distancias”, dijo el Santo Padre quien ha señalado que también desde lejos “se puede rezar uno por el otro”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here