Bajo el argumento corrupción, sin análisis que sustente la acusación, el Gobierno se propone eliminar 109 fideicomisos relacionados a la ciencia, el medio ambiente, los derechos humanos, los desastres naturales, la agricultura, entre otros, que representan 68 mil 478 millones de pesos equivalentes a casi una décima parte de lo que Pemex perdió solo durante el primer semestre del año.

Esto afirma Coparmex y precisa que si alguna enseñanza a nivel global hemos aprendido en estos meses de pandemia es que no se pueden escatimar recursos a la ciencia y a la salud, pues nos provee medicamentos, tratamientos y vacunas, y resulta inverosímil la falta de sensibilidad y visión a mediano y largo plazo de los legisladores del partido en el Gobierno.

Dice la patronal que la creación de fideicomisos buscaba asegurar que se destinaran recursos a rubros fundamentales para el país, sin que quedaran sujetos a la voluntad política de las administraciones en turno. Advierte que esto ya no será así, y que la ciencia quedará en manos de una camarilla ideológica, y que además, el destino de 68 mil millones de pesos que hasta ahora estaban etiquetados, se encontrarán a discrecionalidad del Ejecutivo.

Para los empresarios, casi cotidianamente el Gobierno Federal critica lo mal que le dejaron la administración los gobiernos anteriores, pero ahora ha hecho uso de los ahorros institucionales de pasadas administraciones. Hacienda reporta que hay 728 mil millones de pesos en 332 fideicomisos, de los cuales se decidieron eliminar 109 sin alguna racionalidad detrás de esta selección y tienen un sesgo particular: están destinados a la ciencia y la tecnología. Se plantea eliminar 65 fideicomisos de CONACYT además de 26 relacionados a Centros de Investigación en el país.

Coparmex advierte en un comunicado que si se aprueba la iniciativa de los legisladores de Morena, perderemos un ahorro acumulado para ciencia, innovación y tecnología de 25 mil 742 millones de pesos, y acusa que el Legislativo convocó a un ejercicio de parlamente abierto escuchando a la comunidad científica y académica, pero que fue inútil porque los legisladores escucharon pero no atendieron las razones de los científicos.

Apunta que con el pretexto de luchar contra la corrupción, recursos que antes estaban etiquetados para la protección de los derechos humanos, la cultura, la ciencia y los desastres naturales, quedaran ahora en manos del Poder Ejecutivo que los podrá emplear discrecionalmente, y tras la aprobación del dictamen por los diputados, llama ahora al Senado a un análisis riguroso de cada uno de los fideicomisos y no decidir a rajatabla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here