Para Coparmex, 2019 cerró con un franco estancamiento económico no visto desde la crisis financiera de 2009, resultado según la patronal de una inversión con caídas a lo largo los meses de ese año, de un sector de la construcción muy debilitado ante la ineficiente ejecución del gasto público, de un consumo estancado y la caída en los niveles de comercio.

En un comunicado, expone que el principal factor detrás del mal desempeño económico en 2019 fue la incertidumbre, reflejada en una serie de decisiones, acciones u omisiones del gobierno federal que han generado desconfianza y mermado la perspectiva de nuestro país a nivel nacional e internacional, citando como ejemplo la cancelación del Aeropuerto de Texcoco.

Sin embargo, la Confederación Patronal de la República Mexicana ve señales de que el panorama para el 2020 puede ser favorable y dependerá de las acciones que se tomen para capitalizar esta gran oportunidad.

Señala que las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, parecen estar llegando a un punto de calma y acuerdo, y los expertos señalan como muy lejana la posibilidad de una recesión mundial.

Asimismo, en México, se registró al cierre del 2019 la segunda inflación más baja de la que se tiene registro, la ratificación del Tratado de Libre Comercio esta a la vista, y hay un incremento histórico de 20.54 pesos al salario mínimo que va significar un mayor poder adquisitivo de los trabajadores ante el contexto de baja inflación.

Esto abre la posibilidad de revertir el estancamiento e inyectar mayor dinamismo a la economía, y en el 2020, el crecimiento económico, la promoción a la inversión y la generación de confianza deben de ser prioridad.

Coparmex asegura que coincide con el gobierno en la importancia que tiene el desarrollo, pero no puede dejar de lado que un nulo crecimiento económico significa menos recaudación y menos recursos para que el gobierno habilite su herramienta principal de desarrollo social que es el Presupuesto de Egresos.

Precisa que para que exista crecimiento se requiere inversión, y para que exista inversión, son necesarias condiciones de confianza.

Coparmex, propone 3 acciones que el gobierno puede poner en marcha para que inicie ya el proceso para recuperar la confianza. dejar de lado la retórica pública que tiende a la polarización que va usualmente en contra de las empresas y organizaciones sociales: dejar el terrorismo fiscal, pues usarlo paraliza la inversión y los esfuerzos de fiscalización deben de enfocarse en promover la formalidad para aumentar el número de contribuyentes, y respetar normas, leyes y contratos. Atentar en contra del cumplimiento de contratos ha debilitado la credibilidad y el sector más perjudicado ha sido el energético.

Añade la patronal que llevar a cabo estas acciones abonará a recuperar la confianza empresarial, lo cual podrá revertir el estancamiento económico, pues la reputación es un activo invaluable que el gobierno debe fortalecer con cada acción que realice.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here