Luego de las reticencias de Europa para dar salida a un embarque de vacunas contra el coronavirus hacía Australia, este país busca garantías de la Comisión Europea de que no bloquearán próximos envíos, luego de que Italia detuvo la exportación de miles de dosis de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

El embarque contenía más de 250 mil dosis y no salió con rumbo a Australia, siendo la primera vez que el bloque comunitario aplica el control de las exportaciones, con el fin de asegurarse que las farmacéuticas cumplen sus contratos con el organismo europeo

El veto fue solicitado por autoridades italianas y aprobado por la Unión Europea, una medida que no gustó al gobierno australiano.

El ministro australiano de Finanzas Simon Birmingham, declaró a la cadena Sky News Australia que “el mundo es un territorio inexplorado en este momento, no sorprende que algunos países rompan con las reglas del juego”.

Aceptó el funcionario que el país recibió 300 mil dosis de la vacuna de AstraZeneca-Oxford la semana pasada y que “eso hará que nuestro plan de vacunación funcione”, mismo que inicio en febrero.

El gobierno espera que en octubre la vacuna esté disponible para todo el que la solicite y firmó un acuerdo para 53,8 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca-Oxford, de los cuales 50 se fabricarán en el país en colaboración con la biofarmacéutica CSL de Melbourne.

Ante la escasez de dosis durante las primeras fases de su campaña de vacunación, el bloque comunitario habilitó a fines de enero un sistema para controlar las exportaciones de vacunas, lo que obligó a las farmacéuticas a respetar sus compromisos contractuales antes de que se apruebe la exportación de sus productos.

La Unión Europea está molesta con AstraZeneca porque le está entregando menos de dosis que le había prometido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here