Días después de que el presidente brasileño Jair Bolsonaro asegurara que no adquiriría vacunas chinas contra el coronavirus, la agencia reguladora de Brasil en materia de salud autorizó la importación desde el país asiático una vacuna potencial contra el nuevo virus

En un comunicado, la dependencia oficial de Vigilancia Sanitaria indicó que el Instituto Butantan en el estado de Sao Paulo puede importar 6 millones de dosis de la vacuna CoronaVac que desarrolla la firma biofarmacéutica china Sinovac, aunque por ahora, la potencial vacuna no puede aplicarse a los brasileños porque no se ha aprobado en el país sudamericano

Bolsonaro rechazó públicamente el miércoles la vacuna china al asegurar que los brasileños no serían usados como conejillos de Indias, luego de que trascendiera que su ministro de Salud, había acordado comprar dosis de CoronaVac producidas por el Instituto Butantan.

Antonio Elcio Franco, secretario ejecutivo del Ministerio de Salud, matizó y dijo que había habido un malentendido y comentó que “no hay intención de comprar vacunas de China”, agregando que sólo habrá “una vacuna brasileña” fabricada por el Instituto Butantan.

La autorización de Anvisa a las vacunas importadas fue emitida luego de que el director del Instituto Butantan, Dimas Covas, le dijo al diarioo Folha de S.Paulo que Anvisa estaba reteniendo el permiso para importar las aportaciones de Sinovac con el fin de que la vacuna sea producida en Brasil.

“No le compraremos a China. No creo que le transmita seguridad suficiente a la población, debido a su origen. Eso pensamos”, dijo Bolsonaro en entrevista el con la radiodifusora Jovem Pan.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here