Un estudio publicado ahora en la revista PLOS ONE señala que la proporción de personas que viven solas se elevó en los últimos años debido al envejecimiento de la población, menos matrimonios y menos fertilidad.

La investigación apunta que vivir solo se asocia con trastornos mentales comunes, sin que esto tenga que ver  con edad o sexo.

El trabajo fue realizado un equipo encabezado por Louis Jacob, de la Universidad de Versalles Saint-Quentin-en-Yvelines en Francia. En él, los autores utilizaron datos de 20 mil 500 personas de 16 a 64 años que vivían en Inglaterra y participaron en las Encuestas Nacionales de Morbilidad Psiquiátrica de 1993, 2000 o 2007.

Si una persona tenía un trastorno mental común, fue evaluada mediante el Programa de entrevista clínica revisado, cuestionario que se centra en los síntomas neuróticos durante la semana anterior. Además del número de personas que viven en un hogar, había datos disponibles sobre factores como peso, estatura, dependencia del alcohol, consumo de drogas, apoyo social y soledad.

La prevalencia de personas que viven solas en 1993, 2000 y 2007 fue de 8,8; 9,8 y 10,7%, y en esos años las tasas de trastorno mental común fueron 14,1; 16,3 y 16,4%.

En todos los años, en todas las edades, tanto en hombres como en mujeres, hubo una relación positiva entre vivir solos y trastorno mental común (razón de probabilidades de 1993: 1,69; 2000 o 1,63; 2007 o 1,88).

En diferentes subgrupos de personas, vivir solo elevó el riesgo de trastorno mental común de una persona de 1,39 a 2,43 veces.

En general, la soledad explicó el 84% de la relación entre trastorno mental común y vivir solo. (Europa Press)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here