Personal que labora en el Ala Occidental de la Casa Blanca teme contagiarse del nuevo coronavirus, luego de que se tiene certeza de que hay al menos 2 personas con contagiadas en su interior, incluído un presidente que hace lo que quiere pese a ser operador del virus..

Al no respetar las medidas de aislamiento y dejar el hospital militar donde era atendido, Trump pone en riesgo al personal de la casa presidencial que podría contagiarse si él no respeta los protocolos que deben seguir los pacientes del coronavirus.

Guardias, escoltas, personal la cocina y servicio secreto han seguido en sus labores en un sitio que es foco de posibles contagios, con más de una docena de infectados esta semana.

Stephen Miller, asesor principal del presidente Donald Trump y el encargado de redactar sus discursos, dio positivo a coronavirus el martes.

Miller había arrojado negativo en pruebas anteriores mientras la Casa Blanca intentaba contener un brote en el complejo que enfermó a Trump, a la primera dama y a más de una decena de asesores y allegados, informó un alto funcionario del gobierno.

Su esposa, Katie Miller, directora de comunicaciones del vicepresidente Mike Pence, ya había contraído el virus y sus resultados fueron negativos después de la última vez que ella lo vio.

Trump, no tiene la intención de acatar protocolos para pacientes del virus, y llegó a la Casa Blanca el lunes por la noche para pisar y quitarse el tapabocas en un gesto teatral grabado y captado comí material de campaña electoral.

Trump exhortó a los estadounidenses a no tenerle miedo al virus que ha matado más de 210 mil personas en Estados Unidos y a un millón en todo el mundo.

El portavoz de la Casa Blanca Judd Deere dijo que se estaban tomando “todas las precauciones” para proteger no solo a Trump y su familia sino a “todo el personal que trabaja en el complejo”. .

El estado de ánimo en la Casa Blanca es de temor cuando el personal teme haber estado expuesto al virus. El domingo por la noche, la Casa Blanca envió una notificación a su personal. En la que no mencionó el brote.

“Si siente síntomas, por favor quédese en su casa y no venga a trabajar”, decía la notificación, y a quienes tenían síntomas se les recomendaba irse “inmediatamente a casa” y contactar a sus médicos, no a la Unidad Médica de la Casa Blanca.

El portavoz Deere dijo que los agentes que acompañaron a Trump cuando dio un paseo en auto por la Casa Blanca no corrieron riesgos ya que se habían tomado medidas de protección, pero varios agentes que hablaron con la agencia AP expresaron alarma ante la política de la Casa Blanca en torno a los cubrebocas y la distancia social. Aseguraron que sus colegas estaban molestos, pero creían que no podían hacer nada.

El Servicio Secreto se negó a revelar cuántos de sus empleados dieron positivo o se han tenido que confinar, mientras que Trump y su esposa Melania, quien también se contagió, permanecen en la parte residencial de la Casa Blanca.
.
Son atendidos generalmente por unas 100 personas y desde que estalló la pandemia se redujo la cantidad de personal al nivel mínimo indispensable, el cual usa mascarillas mucho más que en el Ala Occidental.

Muchos empleados de la parte residencial de la Casa Blanca son de raza negra o hispanos, dos de los grupos demográficos más golpeados por el virus.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here