La región autónoma de Cataluña sigue siendo foco de violentas protestas protagonizadas por manifestantes y la policía, luego de que el Tribunal de España impusiera condenas contra los líderes del movimiento independentista de 2017 en la región catalana.

Miles de personas han salido a las calles de la región autónoma desde el 14 de octubre después de que el Tribunal Supremo sancionara a 9 dirigentes independentistas por sedición y malversación de fondos. Las penas van de 9 a 13 años de cárcel.

Tan solo en Barcelona, unas 50 mil personas se manifestaron y algunas de las protestas derivaron en violentos enfrentamientos con la policía en el centro de la ciudad.

La mayoría de estos hechos ocurrieron cerca al Paseo de Gracia donde se celebraba una vigilia en la que sus asistentes entonaron el himno catalán apelando a la independencia catalana, en tanto que la policía local conocida como Mossos d’Esquadra, pedían a la gente evitar esta zona.

Otras escenas de vigilia se registraron en Lérida y Tarragona y otras ciudades de Cataluña, mientras que habitantes de Girona, fue foco de un bloqueo en varias de sus principales vías con estructuras metálicas y hogueras en las últimas horas.

Fuentes del Sistema de Emergencias de la Generalitat indican que durante la jornada del martes hubo unos 74 heridos que se suman a los 131 del lunes, al tiempo que el Gobierno de Pedro Sánchez emitió un comunicado en el que condena los enfrentamientos en Barcelona y otras ciudades catalanas y perfila que es “una minoría la que está tratando de imponer la violencia”.

El Gobierno destacó la coordinación entre las fuerzas policiacas para contener las protestas, y dijo que detrás de los disturbios hay “grupos que utilizan la violencia en la calle para romper la convivencia en Cataluña”, por lo que descartan que el descontento venga de “un movimiento ciudadano pacífico”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here